Ley de subvenciones Antifraude

Autónomos y empresas: El plan antifraude de Hacienda para controlar las ayudas europeas

Con el fin de vigilar a los autónomos y empresas que se beneficiarán de estas subvenciones, Hacienda acaba de aprobar dos directrices que exigirán a los ayuntamientos y CCAA desarrollar un plan antifraude para la gestión de los fondos europeos.

Mediante dos órdenes ministeriales se prevé trazar las líneas maestras de un plan de gestión y seguimiento que deberán llevar a cabo los organismos encargados de distribuir las ayudas europeas: los ayuntamientos y gobiernos autonómicos. Para aprobar este Plan de medidas antifraude, que tendrá revisiones periódicas, se dará un plazo que comenzó el pasado 1 de octubre, y que se prolongará durante 90 días.

Como primera iniciativa, el Gobierno va a crear una base de datos donde se incluya a todos los beneficiarios de los fondos europeos. De esta manera se hará un control exhaustivo del uso del dinero europeo por parte de los autónomos y empresas, destinado principalmente a materias de sostenibilidad, digitalización, o ciberseguridad.

Además de la base de datos, las entidades deberán desarrollar un sistema que verifique tanto que los beneficiarios cumplen con los requisitos estipulados en cada convocatoria como que cumplen la finalidad para la que les fue otorgada la subvención.

Una base de datos de autónomos y empresas

En esta base de datos se integrarán los siguientes beneficiarios: 

  • Sociedades mercantiles, grupos de sociedades, agrupaciones y uniones temporales de empresas, cooperativas y cualquier otra entidad o persona física que ejerza una actividad económica con un importe neto anual de la cifra de negocios o volumen de operaciones a efectos de IVA o impuesto indirecto equivalente superior a dos millones de euros.
  •  Titulares con una participación superior al veinticinco por ciento del capital social o, en su caso, del Fondo Patrimonial, en cualquiera de las entidades mencionadas en el guión anterior.
  • Autónomos, particulares o empresas  que ostenten la condición de beneficiarios de ayudas por importe superior a siete mil euros.

Pero sigamos profundizando en las guías y líneas maestras que deberán seguir las entidades verificadoras durante el proceso:

En primer lugar, tendrán que adaptar los requisitos de control a lo que marca la Ley de subvenciones:

  • Las ayudas tendrán que ser finalistas, deberá verificarse que los autónomos cumplen la finalidad para la que se les haya concedido el dinero.
  • Se solicitará que se suministre a la Agencia Tributaria los datos de la mayoría de beneficiarios de estos fondos (ingresos, cuantía de subvención).
  • Ademas, se deberán recopilar la siguiente información de los beneficiarios en la misma convocatoria: 

a) NIF del beneficiario.

b) Nombre de la persona física o razón social de la persona jurídica.

c) Domicilio fiscal de la persona física o jurídica.

d) Aceptación de la cesión de datos entre las Administraciones Públicas implicadas para dar cumplimiento a lo previsto en la normativa europea que es de aplicación y de conformidad con la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (Modelo anexo IV.B).

e) Declaración responsable relativa al compromiso de cumplimiento de los principios transversales establecidos en el PRTR ( Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes) y que pudieran afectar al ámbito objeto de gestión. 

f) Los beneficiarios que desarrollen actividades económicas acreditarán la inscripción en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores de la Agencia Estatal de Administración Tributaria o en el censo equivalente de la Administración Tributaria Foral, que debe reflejar la actividad económica efectivamente desarrollada a la fecha de solicitud de la ayuda.

Y esto es solo en lo que refiere a las entidades de auditoría nacional, pero no olvidemos que los autónomos y empresas también tendrán que rendir cuentas a Europa. Ya que hay que cumplir con los llamados ‘hitos’, los objetivos temporales a los que se ha comprometido España, y con los que las entidades auditoras no van a tener más remedio que ser muy exigentes.

¿Cómo acreditarán el gasto autónomos y empresas?

Todavía falta que cada organismo defina exactamente cuáles serán los mecanismos de control y cómo se llevarán a cabo, se puede prever que se basarán en facturas y acreditaciones de los gastos a los que se destinan los fondos.

Por ejemplo, será clave la forma de pago, siendo probable que se exija un medio de pago rastreable, como las transferencias o los pagos con tarjeta. 

Aunque como en cualquier otro plan de control y seguimiento, el importe del posible fraude, según palabras del secretario general de Gestha, va a determinar las actuaciones. No debemos olvidar que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se elaboró para salir de la crisis económica generada por la Covid-19, y está centrado especialmente en las pequeñas y medianas empresas. La idea es que en los próximos años, sean las beneficiarias de alrededor de 72.000 millones de euros que serán desembolsados en forma de transferencias o préstamos.

Por eso, si eres autónomo o tienes una empresa y estás interesado en las ayudas que proporciona el plan Next Generation EU es importante que empieces a gestionar todo lo necesario para llegar a las posibles vías de financiación que buscas desde ya. 

Si no sabes por dónde empezar, recuerda que en FANDIT existimos para ayudarte a conseguirlas. Hazte FANDER de manera gratuita y empieza a funcionar. 

Tramitación FANDIT Blog