impuesto de sociedades

Impuesto de Sociedades y Reparto de Dividendos

Si estás familiarizado con la gestión empresarial, sabrás de sobra que, muchas veces, los resultados presentados por una empresa no son del todo reales. Una buena parte de los beneficios se destina a pagar tasas, una de las más destacables es el Impuesto de Sociedades, que tiene un tipo general del 25%.

Éste se calcula directamente sobre los beneficios de la organización. Es decir, el resultado de restar los gastos de la empresa a sus ingresos. En este contexto, es imprescindible contar con una contabilidad clara, ya que, de lo contrario, pueden darse problemas que amenazan la integridad de la empresa.

Pedro Robles, CEO de Fandit, te cuenta más sobre el Impuesto de Sociedades y el Reparto de dividendos en este vídeo:

Si no tienes tiempo, te lo resumimos:

  • El Impuesto de Sociedades en España es una tasa del 25% que se calcula sobre los beneficios de una empresa.
  • Un ejemplo hipotético muestra que si una empresa tiene un millón de euros de beneficios, el estado se queda con 250.000 euros y la empresa queda con 750.000 euros.
  • El Reparto de Dividendos es el proceso por el cual el dinero de la empresa pasa a manos de los dueños de la misma. Hay un impuesto adicional del 21% por defecto en este proceso.
  • Existen incentivos fiscales que permiten obtener porcentajes más altos en el Reparto de Dividendos.

¿Cómo funciona el Impuesto de Sociedades en España?

Para explicarlo mejor hemos querido ilustrarlo con un ejemplo redondo, para que sea más fácil de entender. Imaginemos una empresa que ha tenido un millón de euros de beneficios durante un ejercicio. En este caso, ¿Cuánto dinero se queda en la empresa y cuánto llega a sus socios?

Por defecto, el Impuesto de Sociedades en España es un 25%. ¿Qué implica? Que un cuarto de los beneficios registrados a lo largo de un año se lo queda el estado. En el caso de nuestra empresa del ejemplo, serían 250.000 euros. 

Tras este primer corte, nos quedarían 750.000 euros de beneficio dentro de su balance. Las empresas deben reservar el 10% de sus beneficios hasta que estas sumen el 20% de su capital social. El resto, si se contabilizar como reservas, ya se trataría de una reserva voluntaria y no obligatoria. 

¿Qué sucede en ocasiones? Estos beneficios son la retribución que reciben los socios de la empresa, sobre todo cuando no tienen un sueldo asignado.

Reparto de dividendos

Para que el dinero pase de manos de la empresa a las cuentas de los dueños de la misma, debe seguir un protocolo. No se quedarían con estos 750.000 euros netos tras restar el Impuesto de Sociedades. En este caso, hay que hacer lo que se llama Reparto de Dividendos. 

¡Ojo! Este proceso tiene un impuesto adicional del 21% por defecto. Ahora, de los 750.000 euros que se tenían de beneficios, pasa a ser 592.500 euros. Ya hemos perdido por el camino un 40% del millón de euros inicial del que partíamos en el caso hipotético.

No está todo perdido. Aquí entran en juego una serie de incentivos fiscales que puedes aprovechar para intentar arañar porcentajes en tu favor. A través de estos, puedes hacer que las cantidades que llegan a los socios sean superiores a las que se presuponen por defecto. 

Por ejemplo, la deducción fiscal por I+D+i puede hacer que la cantidad destinada a pagar el Impuesto de Sociedades y la tasa por Reparto de Dividendos se quede entre el 20%-30% en vez de sobre el 40%.

¿Cómo se calcula el Impuesto de Sociedades?

El tipo impositivo que deben pagar las organizaciones depende de la categoría a la que pertenezcan. Por norma general, es de un 25% sobre los beneficios, pero existen excepciones que debes contemplar:

  • Empresas de reciente creación. Para estas, la tasa es del 15% durante el primer periodo con base imponible positiva y el siguiente periodo.
  • Cooperativas protegidas a nivel fiscal. El impuesto baja en cinco puntos hasta situarse en el 20%.
  • Entidades sin ánimo de lucro. Cuentan con un tipo reducido del 10% debido a su naturaleza.
  • Sociedades y Fondos de Inversión y Fondos de activos bancarios. El Impuesto de Sociedades es de solo un 1% en estos casos.

No existen empresas privadas que estén exentas de presentar el modelo 200 por el que se declara el Impuesto de Sociedades. Solamente lo están las de titularidad pública.

Te dejamos aquí lo nuevo de la Ley de Startups porque seguro que te interesa, ya que tiene novedades con el tema del Impuesto de Sociedades.

¿Cuándo se paga el Impuesto de Sociedades?

El pago del Impuesto de Sociedades en España tiene lugar del 1 al 25 de julio. Se calcula en base al periodo impositivo anterior. Si el periodo impositivo de la empresa no coincide con el natural,  la presentación y el pago se realizará en el plazo de los 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores a la conclusión del período impositivo. 

¿Cómo lo vemos desde FANDIT?

En FANDIT, creemos que la empresa privada es uno de los motores de la economía de este país. No entramos en valoraciones sobre si el Impuesto de Sociedades es alto o no, pero conviene conocer cómo funcionan para proveerlos, para conocer qué cantidad neta de los beneficios nos quedamos. 

Es importante que entiendas estos conceptos. No solamente por el bien de tu empresa, sino para comprender los debates que se generan sobre materia fiscal y que te pueden afectar directamente. 

Últimos artículos

Suscríbete ya a nuestra newsletter exclusiva para solicitantes y gestores de subvenciones y mantente siempre informado

Consulta nuestra política de privacidad aquí 

Comparte:

Todas las ayudas que buscas están aquí

Deja un comentario

Suscríbete ya a nuestra newsletter exclusiva para solicitantes y gestores de subvenciones y mantente siempre informado

Consulta nuestra política de privacidad aquí 

Suscríbete ya a nuestra newsletter exclusiva para solicitantes y gestores de subvenciones y mantente siempre informado

Consulta nuestra política de privacidad aquí