errores-subvenciones-ayudas

8 errores que puedes cometer al pedir una ayuda y cómo evitarlos

Ha llegado el momento de pedir esa subvención que tanto tiempo llevabas esperando. Tanto si estás comenzando tu negocio como si ya llevas un tiempo en el mercado, la dificultad de pedir una subvención por primera vez es similar para todos.

Nosotros mismos, desde FANDIT, hemos pasado por este proceso decenas de veces y todavía cada vez que lo hacemos nos tenemos que recordar todos los pasos necesarios para presentar una buena solicitud.

Así que no desesperes, echándole ganas y conociendo cómo funcionan las ayudas, seguro que podrás lograr esa ayuda que tanto anhelas.

8 errores y 8 soluciones a la hora de pedir una ayuda

Error 1. No leer bien la convocatoria

Esto parece muy obvio, ¿cierto? Pues tal vez te interese saber que aproximadamente el 15% de las ayudas solicitadas se desestiman por no cumplir el interesado con los requisitos.

¿Solución?

Igual de simple, leer, leer, leer. Léetelo todo, la letra pequeña, los anexos, todo. Y si tienes alguna duda respecto al lenguaje de las ayudas, cosa que es muy normal, no dudes en preguntarnos.

Error 2. No entender la manera en la que tienes que solicitar tu ayuda

Hay convocatorias que terminan en apenas 40 minutos. ¿Parece mentira? Pues es cierto. Por eso es muy importante que sepas el tipo de “concurrencia” o cómo hay que presentar la ayuda que buscas. Hace poco escribimos un artículo en el que explicábamos la diferencia entre las ayudas que se dan hasta agotar fondos y las que son por competencia.

¿Solución?

Conocer bien qué tipo de concurrencia tiene tu ayuda y prepararte acorde a ello. Si van por orden de llegada tenla preparada antes de que salga y preséntala cuanto antes, aunque luego tengas que subsanar si es que se permite en el caso concreto de tu ayuda (añadir información a posteriori). En cambio, si tu ayuda es competitiva deberás centrarte en preparar la mejor solicitud posible, para diferenciarte del resto de candidatos.

Error 3. Esperar hasta el último momento

Esto se aplica a las ayudas y a todo en la vida. Las cosas de último momento no suelen acabar demasiado bien. Obviamente, si te has enterado tarde de que ha salido la ayuda y no te queda otro remedio, adelante, siempre es mejor intentarlo y además aprenderás para la próxima.

¿Solución?

Conoce bien los plazos de la ayuda que quieres pedir y prepárala de antemano. Si ya ha salido otros años fíjate en lo que pedían en convocatorias anteriores y parte de esa base; suelen ser muy parecidas año a año. Si se trata de un fondo nuevo, seguro que hay algún precedente parecido. Si lo desconoces pregúntanos y te podemos ayudar.

Error 4. Contar con la subvención como un ingreso principal de tu negocio

Esto lo hemos repetido hasta la saciedad. Nunca debes sostener tu negocio en base a una determinada subvención. Las ayudas suelen tardar en concederse y más en estos tiempos “líquidos” que estamos viviendo, donde se pueden dar atrasos, cambios de última hora, agotamiento de los fondos…

¿Solución?

Construye tu plan financiero diversificando las fuentes de ingresos de manera que las ayudas no sean un pilar principal sino un apoyo más dentro de las diferentes fuentes de financiación.

Error 5. Engordar los presupuestos y gastos del proyecto

Muchas veces aquellas empresas y autónomos que piden una subvención engordan los presupuestos con el objetivo de rascar un poco más de ayuda y así tener un poco más de colchón. Esto es un gran error ya  que la mayoría de ayudas te van a solicitar que justifiques todos esos gastos, y si no puedes tendrás que devolver el importe.

¿Solución?

Haz una solicitud realista, ajustada a las necesidades y dimensiones del proyecto, sean cuales sean.

Error 6. Fijarte solamente en un tipo de ayudas o en las de una sola región 

Es común entre los empresarios y emprendedores acudir a las ayudas más famosas: ICO, ENISA, etc. dejando de lado ayudas que tal vez no sean tan populares pero que pueden ser ideales para tu negocio.

También ocurre que muchas veces se olvida que no solo existen ayudas estatales o de la comunidad en la que estés, también existen ayudas en las Diputaciones, ayudas europeas, iberoamericanas; ayudas de instituciones como las Cámaras de Comercio, etc.

¿Solución?

No pierdas oportunidades; haz una búsqueda intensa de las posibles ayudas para tu negocio pensando en varios criterios:

  • Región: europeas, nacionales, CCAA, etc.
  • Tipo de ayuda según la clase: subvención, préstamo, deducción, bonificación
  • Tipo de ayuda según el área: emprendimiento, digitalización, cultura, inversiones, etc.
  • Sector: agricultura, educación, industria, etc.

Una buena manera de encontrar todas las ayudas posibles para tu negocio es a través de un buscador de ayudas como el de FANDIT donde puedes segmentar según todas estas variables.

Error 7. No preguntar

Algunos empresarios o autónomos que se lanzan a pedir una ayuda deciden hacerlo por ellos mismos. Esto está fenomenal, si uno se pone a conciencia, aunque sea complejo, se  puede pedir la ayuda. Pero a veces, surgen dudas, y en lugar de preguntar a la propia institución a alguien que entienda del tema, nos quedamos con la respuesta que creemos cierta.

¿Solución?

Pregunta, pregunta y pregunta. Pregunta absolutamente todo aquello de lo que te surjan dudas. Para presentar una ayuda es muy importante entender qué es lo que te están pidiendo, si no, probablemente no lo hagas adecuadamente.

Hay muchas personas y entidades a las que puedes preguntar. Siempre es importante acudir a la fuente principal; si puedes informarte directamente con la entidad que lanza la ayuda, estupendo. También puedes preguntar a otros colegas emprendedores que la hayan pedido.


Por supuesto, si ves que no puedes solo, no dudes en acudir a un gestor que te ayude o a nosotros, si podemos echarte un cable. ¡Para eso estamos!

Error 8. Desanimarte si no te la conceden y tomártelo como algo personal

Es más que normal que la primera vez que pedimos una ayuda no nos la den. Muchas veces se consigue y otras no, y no pasa nada. Al contrario, el aprendizaje te permitirá que seguramente sí te den la próxima. ¿De qué si no se trata el emprender sino de errar más y mejor? Algunos primerizos se desaniman si tienen una mala primera experiencia y dejan de pedir ayudas…

¿Solución?

Nunca te lo tomes como algo personal, como si no fueras capaz de pedir ayudas o tu empresa no las mereciera. Ha sido simplemente un momento de aprendizaje. Las circunstancias en las que se conceden o no las ayudas muchas veces no dependen de ti, así que mira hacia el futuro y aprovecha el conocimiento para la próxima convocatoria.

Comparte:

Todas las ayudas que buscas están aquí