fandit-cultura-subvenciones

5 consejos para solicitar tu subvención en cultura

El sector de la cultura ha sido de los más perjudicados a causa del coronavirus y las actividades culturales viven un periodo de reinvención y desarrollo para acercar al público nuevos formatos y experiencias.

Sin embargo, no temas en emprender nuevos proyectos, las subvenciones y las líneas de ayudas a la cultura, son una solución de gran utilidad en estos propósitos.

A continuación te vamos a detallar una serie de consejos para la solicitud de tu subvención en cultura, pero antes, debemos tener algunas consideraciones en cuenta:

¿A qué área debo dirigir mi subvención?

El Ministerio de Cultura y Deporte establece algunas subcategorías de ayudas a las que deberemos acogernos a la hora de solicitar nuestra subvención. Podemos encontrar:

  • Artes Escénicas y Música
  • Relaciones Internacionales y UE
  • Cine y audiovisuales
  • Cooperación cultural
  • Museos
  • Secretaría General Técnica
  • Bibliotecas
  • Archivos
  • Libro, lectura y letras
  • Promoción del are
  • Patrimonio Histórico

Además de estas áreas, deberemos identificar la extensión del proyecto. ¿Es nacional o autonómico? Según el ámbito, deberemos dirigirnos a ayudas estatales o las presentadas por las diversas comunidades autónomas. En nuestro buscador puedes acotar la esfera a la que pertenece tu subvención.

La financiación se asigna a proyectos concretos, en este caso la Administración Pública actúa como un productor que posee una serie de objetivos (en base a las políticas culturales). Cuanto más afinemos ese perfil, más fácil será sacar adelante la subvención.

Para asegurar el éxito de nuestra solicitud, es vital prestar atención a los detalles. Alrededor del 20% de los proyectos son rechazados por no cumplir con los requisitos para ser beneficiario. Aquí van nuestras recomendaciones:

1. Lee con atención la convocatoria de la ayuda

Como ya sabrás, existen varios tipos de ayudas. A través de ellas podemos determinar la cuantía que podremos percibir. Por tanto, es muy importante prestar atención a los gastos que en la convocatoria se nombran como:

  • Subvencionables: Se cubre el 100% del gasto.
  • No subvencionables: Deberá ser pagado a partir de fondos propios ya que, bajo ningún concepto, será cubierto por la partida abonada con la subvención.
  • Subvencionables con limitaciones: El gasto tendrá un valor máximo por el cual podrá imputar como subvencionable. Es posible que se cuantifique en un porcentaje del gasto total.

La mayoría de las subvenciones en cultura no financian la totalidad del proyecto. Lo más habitual es que se financie el 70% u 80%, mientras que las cantidades restantes deben partir de ingresos propios o, si la subvención lo permite, de otras subvenciones, clientes, etc.

En el caso de que podamos acogernos a varias subvenciones, la retribución nunca podrá ser superior al gasto total del proyecto. Si como mencionábamos, somos beneficiarios de un 70%, la segunda ayuda sólo podrá aportar el 30% faltante.

Sea cual sea nuestro caso, es muy importante justificar el 100% de todos nuestros gastos, sean o no beneficiarios de la subvención.

2. ¡Ojo con las cuantías!

A la hora de rellenar la solicitud hay que ser muy minucioso con las cuantías elegidas, justificando el por qué del valor y, siempre, estar en consonancia con los precios del mercado. Los evaluadores leen muchas solicitudes similares y detectan con gran rapidez números excesivamente elevados o inflados. ¿Cómo podemos evitar estas situaciones? Siendo realistas y contabilizando al detalle:

  • Servicios externos: Justifica el presupuesto de las partidas ya sea con los servicios o las horas aproximadas de trabajo.
  • Salarios: Explica el convenio colectivo que engloba tus salarios. Si mejoras ese convenio destaca el porcentaje de mejora que se está aplicando.
  • Dietas y pernoctas: Lo regula el Real Decreto 462/2002, de 24 de mayo, sobre indemnizaciones por razón del servicio. Aunque varía en función de la comunidad autónoma.

La transparencia y la claridad en el presupuesto serán un punto a favor en la valoración del mismo.

3. Aporta toda la documentación posible

Este es uno de los apartados más complejos y fundamentales del procedimiento. Toda la documentación que incorporemos es bienvenida y ayudará a dar credibilidad a nuestras acciones de cara a recibir una subvención. Algunas cuestiones que no pueden faltar son los presupuestos, las cartas de colaboración con entidades y los currículums de personas que vayan a participar.

Toda esta información debe presentarse de forma abreviada y anexada, procurando ser lo más claros y concisos posible. En Fandit te ayudamos a seleccionar la información relevante y a concentrar tus esfuerzos en el desarrollo de un buen proyecto. Además, también examinaremos toda la documentación preparada para determinar posibles mejoras.

4. Atención en las subcontrataciones

En ocasiones será necesario subcontratar servicios para el desarrollo de nuestro proyecto, no obstante es un apartado en el que debemos detenernos y planificar con antelación el coste. Las convocatorias suelen marcar los límites de la subvención, de no hacerlo, la normativa a la que acogernos es la Ley General de Subvenciones:

“En el supuesto de que tal previsión no figure, el beneficiario podrá subcontratar hasta un porcentaje que no exceda del 50 por ciento del importe de la actividad subvencionada”.

5. ¿Es factible nuestro proyecto?

El presupuesto debe incluir, además de los gastos, el origen de los ingresos para trazar la sostenibilidad del proyecto. ¡No olvides incluir este apunte para que tu solicitud sea redonda!

No hay una fórmula mágica, pero sí trucos que mejoran el porcentaje de éxito. Ante cualquier duda, ¡consúltanos!

Comparte:

Todas las ayudas que buscas están aquí