Cómo conseguir financiación bancaria sin tener que avalar personalmente.

Hoy en día si eres autónomo o PYME, los bancos no te lo ponen muy fácil a la hora de hablar con ellos debido a que es más asequible y seguro dar financiación a una empresa de mayor tamaño. Muchas veces acaban pidiéndote avales personales. 

¿Por qué ocurre?

Uno de los motivos más importantes por lo que ocurre esto es que los bancos y las PYMES o autónomos no hablan el mismo lenguaje. 

Una empresa pequeña que factura cerca del millón de euros tiene en su plantilla un director financiero, o al menos un contable con amplios conocimientos que será la persona que se ponga en contacto con los bancos. Sin embargo, una empresa que factura 100.000€ o más, no puede permitirse esa figura entre sus nóminas. 

Otra de las grandes diferencias es que una empresa medianamente grande ya ha acumulado ciertos inmovilizados o propiedades que le permiten al banco tener una garantía de cobro de los préstamos que ofrece y esto no ocurre con empresas pequeñas y mucho menos con un autónomo. 

Los autónomos y PYMES pueden conseguir financiación gracias a la Sociedad de garantía recíproca.

En caso de que no tenga ningún amigo o familiar que le pueda realizar un préstamo, la única salida que tiene son las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR). Estas entidades financieras están bajo el paraguas de las ayudas a la financiación de las Comunidades Autónomas. 

Ayudan a que proyectos viables salgan adelante incluso cuando falta un 75% del dinero para poder ponerlo en marcha. Habitualmente exigen que el emprendedor, autónomo o PYME aporte el 25% de la financiación que solicitan.

La función que tienen estas entidades es como avalistas de la PYME frente al banco. Es decir, si el negocio no funciona como se tenía previsto, quien se encarga de pagar no es la PYME (o los socios de la empresa a título personal) sino la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR), son capaces de llegar hasta donde no llega un banco. Más información de esta ayuda, aquí.

¿Cuáles son los trámites necesarios para que esta sociedad te ayude?

Los trámites que hay que realizar son los mismos que con un banco, documentación fiscal y contable para poder conocer a la empresa y saber si es viable a la hora de devolver el préstamo. En la SGR nos pedirán un plan de negocio donde se explique con detalle cómo el negocio consigue tener éxito, además de conocer quienes son los promotores del mismo, el equipo de trabajo y también, la trayectoria de la empresa si tiene algo de recorrido. 

Nada de esto es difícil si tienes una buena base de cultura financiera y en muchas ocasiones, es lo que te permite llegar a la financiación. El siguiente paso es ir a la sucursal bancaria y solicitar la operación de financiación de la mano de la Sociedad de garantía recíproca o SGR. 

En ocasiones, estas ya tienen  entidades con las que trabajan de forma habitual, aunque la más fácil suele ser acudir al banco que ya conoce el recorrido del autónomo o de la PYME. 

FANDIT te puede ayudar con su buscador de ayudas y subvenciones de forma personalizada a encontrar esa ayuda a la financiación de tu proyecto, estés en la provincia que estés ofreciendo información clara y entendible, incluso si no  tienes formación financiera. 

También te forman de la  mano de expertos para que puedas aprender a realizar la petición de este servicio por ti mismo y te explican y resuelven todas las dudas que puedas tener. 

Este artículo lo ha escrito Mónica Sacristán, experta FANDIT en financiación bancaria.

Comparte:

Todas las ayudas que buscas están aquí